Domingo, 11 Febrero 2018 18:47

#La Radiografía Fabián Gómez La Violeta promiscua

Escrito por Fabián Gómez

Por qué creerle a la promiscua ideológica Violeta Lagunes, si un día nos pide apoyar a un político y después nos pide criticarlo?.

¿Con qué calidad moral sale a vomitar estupideces siempre en épocas electorales?.

No cabe duda que el desempleo y los nervios han hecho mucho daño al cerebro de la mujer que un día fue priista, panista, perredista y ahora se disputa un hueso en Morena.

Si AMLO no la conoce, le aconsejo que lo haga para que no lo vaya a traicionar como lo hizo con sus amos al inicio del anterior sexenio, a quienes no sólo ha mordido la mano, sino difamado hasta el hartazgo.

La historia de esta violenta mujer no tiene pierde por los genes que trae en sus venas. Varios de sus familiares han sido asesinados y otros más se han empoderado como verdaderos caciques.

Y cuando digo violenta, me viene a la memoria el día que aventó a la cara una lata de refresco a un diputado en el Congreso de la Unión.

Para que conozcan el nivel intelectual de esta nueva seguidora de López Obrador les dejo lo siguiente:

Por cierto: ¿alguien vio en una ocasión a Violeta cuando estaba embarazada?.

A más de uno no le concuerdan las fechas....

¿Sabe el rector Alfonso Esparza que Jorge Rodríguez y Morgado le entrega millonarias obras a Aristeo Reyes Hernández, uno de los patrocinadores de Violeta?.

De las anécdotas: hace años, la mujer que tiene nombre de fichera de antro de mala muerte, creía que llegaría a la alcaldía de Puebla.

Hoy, esa golfa se tiene que conformar con lo que le avientan sus eternos enamorados.

Gali suma su capital político a Martha Erika
contraparte.mx
© contraparte.mx | 2016
Calle Orión No. 13 Interior 7 Fracc. Villa Satélite La Calera, Puebla, Pue. CP 72564 Tel. (222)2-16-00-51. Todos los derechos reservados, Contraparte Informativa y Periodística S.A. de C.V, de no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, edición y cualquier uso de los contenidos de este portal.