Las expresiones manifestadas por militantes y simpatizantes de Morena para tratar de influir en la designación del candidato a la gubernatura de Puebla, son parte de la lucha encarnizada por el poder.

Y son las huestes del senador Alejandro Armenta, quienes mayor actividad política han mostrado.

Y no es para menos: el millón 440 mil votos que Armenta logró en la elección del 2018, son el principal motivo para exigir la candidatura.

El mismo Armenta sabe que hoy o nunca debe cristalizar sus sueños políticos, pues en 5 años el panorama político cambiará.

Me explico: si el gobernador es Luis Miguel Barbosa, las condiciones se le acomodarían a Fernando Manzanilla Prieto, para ser el sucesor de Barbosa.

No importa que Manzanilla hace tiempo haya pactado con Armenta, pues por el poder las traiciones son comunes.

Y lo que verdaderamente se disputan los grupos internos de Morena, es el proyecto político que habrá de gobernar por lo menos 12 años.

Porque lo que no cabe duda, es que quien gane la candidatura por Morena, será el próximo gobernador de Puebla.

El anuncio hecho por el Senador Alejandro Armenta, en el sentido que quiere ser el candidato de Morena a la gubernatura de Puebla en las elecciones extraordinarias, es lo que esperaba escuchar la clase política en el poder.

Y cuando digo la clase política en el poder me refiero a los militantes, simpatizantes y aliados de Morena que llegaron a los gobiernos estatal y municipal.

Armenta es un factor de unidad en Morena y lo sabe AMLO. Y si el presidente de México quiere arrasar en la elección frente a un PAN sin cabeza y un PRI olvidado, debe enviar a Armenta.

Escuche estimado amigo el discurso de Armenta, quien en estos días recibirá públicamente el apoyo de importantes actores políticos.

La llegada de Guillermo Pacheco Pulido como Gobernador Interino de Puebla, traerá enormes beneficios que no deben pasar desapercibidos.

Primero elimina de tajo el enorme vacío de poder que se percibía.

Segundo: genera certidumbre para que la vida productiva de Puebla siga su curso.

Tercero: es un personaje que fomentará unidad, respeto e igualdad en todos los sectores y grupos sociales.

Y por último: es garantía de imparcialidad en el proceso electoral que se avecina.

Tuvieron que pasar 85 años para que Pacheco Pulido viera cristalizado su sueño de convertirse en Gobernador. Hoy ya lo es, y pasará a la historia.

En los próximos días habremos de ver de qué está hecho Pacheco y los personajes que lo acompañarán.

Hoy por lo mientras, hay gobernador con experiencia y al que respetan todos los grupos políticos.

Dos son los personajes con amplias posibilidades de asumir la gubernatura interina: Guillermo Pacheco Pulido y Jesús Rodríguez Almeida, encargado de despacho del gobierno de Puebla.

Nadie más. Así es que si usted lee o escucha el nombre de Gerardo Islas Maldonado, se puede reír porque lo usaron para relleno de la famosa tercia que deberían aprobar los legisladores.

Lo del “Gerry” es andar emborrachándose en el yate de Luis Miguel y en eventos de alfombra roja, eso si sabe hacer y nadie lo niega. Nada más.

Quien lleva más ventaja es Guillermo Pacheco Pulido, ex presidente municipal de más de 80 años de edad que garantiza una elección equilibrada y transparente por la experiencia que tiene.

Pacheco Pulido fue propuesto por grupos sociales y su amplia trayectoria en el servicio público le garantiza que sería bien recibido por la sociedad poblana.

Y Jesús Rodríguez Almeida tiene el apoyo del panismo nacional y local, además de ser parte del grupo en el poder.

Y ese grupo en el poder tiene una gran ventaja: el control de los programas sociales y económicos.

Aunque la mayor ventaja es que el nuevo líder moral se llama Antonio Gali Fayad y es el único que pudo unir nuevamente tantos intereses en la coalición que llevó a Martha Erika al poder.

Ya solo falta que los legisladores se pongan de acuerdo para darle a Puebla un rumbo y certidumbre, tras la ausencia notable de poder que se percibe.

El enorme vacío de poder en Puebla, ha servido para conocer de qué tamaño son las ambiciones, egos y traiciones de quienes quieren apoderarse de la gubernatura.

En medio de la tempestad política apareció la Senadora Nancy de la Sierra, para amenazar a los poblanos con buscar la gubernatura.

La ahijada de Mario Marín no necesita decirnos de qué está hecha, pues es esposa de José Juan Espinosa, señalado por poseer una escandalosa fortuna ilícita.

El JJ es un monumento viviente a la corrupción y su cómplice es su mujer.

Y además de enloquecer por el dinero, ambos pierden la cabeza cuando se trata de poder político.

¿Acaso la señora De la Sierra cree que ya olvidamos el desvío de recursos que hizo como delegada de Prospera?.

¿O que odia a sus paisanos teziutecos?.

¿O que el PRI le dio todo y después lo traicionó?.

¿O sus acuerdos oscuros con el ex gobernador Melquiades Morales?.

Lo mejor, es qué hay varios políticos mejoro preparados y con cualidades diversas que sí podrán aspirar a la gubernatura y no una persona que no ha aportado nada para Puebla desde los cargos que ha ocupado.

Página 8 de 53
contraparte.mx
© contraparte.mx | 2016
Calle Orión No. 13 Interior 7 Fracc. Villa Satélite La Calera, Puebla, Pue. CP 72564 Tel. (222)2-16-00-51. Todos los derechos reservados, Contraparte Informativa y Periodística S.A. de C.V, de no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, edición y cualquier uso de los contenidos de este portal.