Ataque nuclear norcoreano en Seúl y Tokio
Gobierno Español niega la cifra de heridos en Cataluña
A sus 65 años, Putin buscará reelección presidencial
Cierran Oxxos por temor a saqueos
Se enfrentan policías y huachicoleros en Texmelucan
Propone Gali Fayad el Centro de Conciliación Laboral
Puebla, un estado de transparencia gubernamental: Gali
Se prende tráiler en la autopista México-Puebla
Reitera Gali compromiso de su gobierno por combatir la violencia contra las mujeres
Miércoles, 03 Enero 2018 13:37

#Internacional Donald Trump y el peligroso juego del botón nuclear

Escrito por Redacción
Donald Trump y el peligroso juego del botón nuclear AFP

La frivolización de una eventual catástrofe nuclear pinta el carácter y "talento" del jefe de la Casa Blanca. Y deja a su rival Kim Jong-un, en un lugar más serio y reflexivo.

Donald Trump cometió dos errores simultáneos con su último capítulo del palabrerío adolescente que suele exhibir frente a su contrincante de Corea del Norte. O quizás tres. El mundo está espantando, aunque no se lo diga tanto, con la posibilidad de un enfrentamiento nuclear no solo en Asia, aunque ahí es donde existen mayores posibilidades de que suceda. La frivolización de semejante pesadilla a partir de quien tiene a mano el mayor botón de la tragedia es una medida del carácter y talento sobre de qué va realmente el liderazgo que puede o no evitarla. Ese primer error es un gesto de debilidad como lo es siempre la torpeza. Y deja a Kim Jong-un, el dictador de Corea del Norte, en un lugar más serio y reflexivo.

Trump no debería disputar el lugar del líder imprevisible, es otro error inaceptable y una costosa cesión de iniciativa que pierde de vista, de paso, que la madurez suele estar del lado de la legitimidad. Hace pocas horas, el heredero de la implacable dinastía de Pyongyang avisó que su país ya integraba el club de los países con mayor capacidad de destrucción del planeta, que este año multiplicaría su arsenal atómico y misilístico y que el botón nuclear estaba siempre sobre su escritorio. No es una amenaza aclaró, sino la constatación de una realidad. A eso respondió Trump con su bravata de tamaños. Pero el dato político concluyente es que lo que dice Kim Jong-un es cierto, y ya no es posible revertirlo. De lo que se trata es de negociar con esa realidad presente.

Con información de Clarín Mundo y Marcelo Cantelmi

Visto 187 veces
contraparte.mx
© contraparte.mx | 2018
Calle Orión No. 13 Interior 6 Fracc. Villa Satélite La Calera, Puebla, Pue. CP 72564 Tel. (222)2-16-00-51. Todos los derechos reservados, Contraparte Informativa y Periodística S.A. de C.V, de no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, edición y cualquier uso de los contenidos de este portal.