Aseguran que Brad Pitt inició un romance con Jennifer Lawrence
Luis Miguel gana Disco de Platino
Miss Irak fue forzada a abandonar su país tras publicar selfie con Miss Israel
Incorrecta la disculpa de Inés Saturnino: Martha Érika Alonso
Gobierno de Banck construirá el Instituto de Ciencias Criminal
Hallan dos cuerpos que fueron torturados
Confirman violación de madre e hija ejecutadas en Palmarito
Arreciarán las bajas temperaturas: CONAGUA
Reporta SGG saldo blanco en la entidad pese a bajas temperaturas
Miércoles, 06 Diciembre 2017 11:01

#Espectáculos Fallece Johnny Hallyday a los 74 años

Escrito por Redacción

El también llamado padre del Rock francés murió este martes tras padecer un cáncer de pulmón desde hace meses. La noticia la confirmó su esposa a la AFP.

Cayó el hombre de los excesos. Murió Jean-Philippe Smet, alias Johnny Hallyday, cantante y actor de 74 años, en Marnes-la-Coquette, Nos dejó en plena noche, víctima de un cáncer de pulmón. Según la viuda, Laeticia, lo hizo igual que el resto de su existencia: “con coraje y dignidad”. Se podría añadir que exprimió la vida hasta el máximo.


Resulta difícil explicar lo que representaba Johnny Hallyday (París, 1943): su carrera se desarrolló exclusivamente en los países francófonos. Imposible encontrar similitudes, ni siquiera a nivel global. ¿El Elvis francés? No, qué simpleza: triplicó la carrera del estadounidense (e hizo mejores películas). ¿El Tom Jones galo? Tampoco: sería un insulto a la voz del galés y Johnny no conoció sus altibajos: prácticamente, nunca dejó la Primera División. Digamos que fue el traductor de las modas anglosajonas al gusto del hexágono, comenzando con el rock & roll y siguiendo con los sonidos de los años sesenta, del soul al blues. Hasta que los franceses se enamoraron del personaje y decidieron quererle a muerte, tal como era, con toda su áspera grandeza y sus notables incoherencias. Le permitieron todas las desmesuras, incluyendo una ópera rock, llamada (atención) Hamlet-Hallyday.

Llegó en el momento justo, en una Francia saturada de guerras coloniales, con una generación dispuesta a pasar página. Su primer disco, un EP de cuatro canciones, coincidió prácticamente con el estreno de À bout de souffle, el primer largometraje de Jean-Luc Godard. Se benefició igualmente del despegue de Salut les copains, programa radiofónico (y luego, revista mensual) que inventó toda una galaxia de estrellas juveniles.

Aunque su padre tenía la nacionalidad belga, eligió ser francés: Johnny hizo la mili en Alemania y terminó como sargento. Demasiado intenso para el yeyé, sin embargo se casó con la reina del movimiento, Sylvie Vartan. Un matrimonio tormentoso, que desembocó en un intento de suicidio en 1966. A lo largo de su trayectoria hubo abundantes ocasiones para mostrarse patético: accidentes, separaciones, excesos alcohólicos, denuncias ante tribunales, la confesión del abuso de cocaína, estancias en Urgencias. Era su manera de escenificar el coste personal del estrellato.

Gracias a la legitimidad histórica que le daba el haber sido pionero del rock and roll, en las veladas del Golf Drouot parisiense, se convirtió en una leyenda en la que jóvenes compositores proyectaban sus fantasías. Recurrió a los servicios de Michel Berger, Jean-Jacques Goldman, Pascal Obispo. La música iba degenerando hacia un pop genérico, únicamente redimido por su entrega emocional y las resonancias autobiográficas. Era Johnny (con acento en la “y”). Cualquier discusión al respecto terminaba con el argumento irrebatible: “nadie sabía llevar como él las prendas vaqueras”.

Con información de El Pais

Visto 148 veces
contraparte.mx
© contraparte.mx | 2017
Calle Orión No. 13 Interior 6 Fracc. Villa Satélite La Calera, Puebla, Pue. CP 72564 Tel. (222)2-16-00-51. Todos los derechos reservados, Contraparte Informativa y Periodística S.A. de C.V, de no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la publicación, edición y cualquier uso de los contenidos de este portal.