Los marchistas mexicanos, en el top 25 de los 50 kilómetros


1471622678_691924_1471623199_noticia_normal

*En una competencia de casi cuatro horas, Nava, Zepeda y Ojeda terminaron la carrera muy lejos del podio y la marcha sigue con su sequía desde Sídney 2000.

mexico.as.com
En una competencia reñida, y dominada por los mismos de principio a fin, los mexicanos Horacio Nava, Omar Zepeda y José Leyver Ojeda terminaron dentro de los mejores 25 marchistas del mundo, aunque muy lejos de una nueva medalla para México en un deporte que seguirá hasta Tokio 2020, al menos, sin colgarse una presea para los tricolores.
El cierre de la marcha ya no es lo que era antes. Esos tiempos donde la caminata olímpica acababa en el Estadio Olímpico ya es cosa del pasado. La última vez que se vio fue en Pekín 2008 y desde ahí las cosas cambiaron.

En Londres 2012, al menos, se hizo en un trayecto que pasaba por lugares históricos e icónicos de la capital inglesa: en The Mall, una alameda que cruza por el Palacio de Buckingham, el Arco del Almirantazgo (Admiralty Arch) y Trafalgar Square. Ahora en Río 2016 sólo se hizo en Pontal, junto a la playa de Ipanema, pero nada que esconda historias detrás. Una simple calle que veía a los marchistas pasar una y otra vez con el mar de fondo en algunas tomas televisivas. Desde el palco de prensa, sólo personas, cemento y mucho sol. La mística de la marcha en su cierre, al menos, se perdió.

Ya en la competencia, México también perdió la mística de las medallas, aunque el resultado fue mejor que en la marcha de 20 kilómetros para los marchistas mexicanos en Río 2016. Y aunque supieron tener un ritmo competitivo, no pudieron mantener el paso en muchos de los cambios de ritmo, pero sobretodo en el último que fue lo que les hizo perder varios lugares y quedar muy lejos de cualquier opción a medalla.

Horacio Nava siempre se mantuvo entre el octavo y noveno lugar, pero su remate no fue bueno y acabó duodécimo. Omar Zepeda, en cambio, supo seguir el ritmo de remate al final de la competencia y escaló varios puestos para ascender del 27 al 16°, mientras que José Ojeda, siempre más rezagado de los mexicanos en la competencia, osciló entre el puesto 28 y 22 en los últimos kilómetros, cerrando en el lugar 25.

Nava finalizó la competencia en 3 horas con 50 minutos y 53 segundos, a 9:55 del líder de la competencia, el eslovaco Matej Toth; Zepeda lo hizo en 3 horas con 51 minutos y 35 segundos, a 10:37 de Toth y Ojeda en 3 horas con 56 minutos y 7 segundos, a 15:09 del eslovaco.

Todo bajo el marco del calor de Rïo de Janeiro: 28 grados, humedad del 66% y ni una nube en el cielo carioca. Un calor que sin duda fue factor porque incluso provocó la sufrida carrera del francés Yohann Diniz, récord del mundo en la competencia y que acabó octavo porque se desplomó en plena competencia.

Lo cierto es que los marchistas mexicanos siguen sin darle otra medalla a México en unos Juegos Olímpicos. La sequía se extiende desde Sídney 2000, donde fue la última vez en que la caminata dio una presea. Aquella ocasión fue en los 20 (plata) y en los 50 (bronce) kilómetros. Ahora no habrá ninguna y tendremos que esperar hasta Tokio 2020 para ver si se consigue.

Both comments and pings are currently closed.

Dejar un comentario


Powered by WordPress | Premium Themes for sale | Thanks to WordPress Themes Directory, Top WordPress Themes and WordPress 4 Themes